Más de la mitad de ciudadanos europeos sufre cefaleas de manera habitual y el 4% sufren cefalea crónica, o sea más de 15 días al mes. Cefalea es el nombre técnico para el dolor de cabeza, una afectación neurológica muy habitual, más común en mujeres que en hombres, pero poco tratado y diagnosticado a menudo sin demasiado rigor. La causa de esto es que a veces se trata de un dolor subjetivo y, por tanto, los profesionales de la medicina se encuentran con síntomas difusos o poco claros.

Dentro de lo que popularmente se denomina dolor de cabeza, los expertos han descrito un conjunto muy amplio de cefaleas, desde las migrañas hasta la neuropatía craneal. La lista es larga, pero si nos fijamos en la clasificación de la International Headache Society se pueden resumir en 13 apartados según su etiología. Hasta nueve de estos apartados son considerados como celafeas secundarias, provocadas a menudo por agentes externos, como el uso inadecuado de medicamentos o drogas -incluido el alcohol i la típica resaca– o los traumatismos craneales. Pero hay 4 familias de cefaleas primarias:

-Cefalea tensional: Es la más frecuente. El dolor se presenta en toda la cabeza de manera regular. La sensación es que algo aprieta el perímetro de la cabeza. Suele producirse por malas posturas, contracturas o estrés. Mejora mucho con la actividad física y la relajación. El tratamiento puede requerir medicación preventiva constante si los ataques son muy frecuentes, además del tratamiento del dolor agudo cuando este es muy intenso.

Migraña. Se trata de una cefalea muy frecuente que afecta entre el 12 y el 16% de la población mundial. Produce ataques de dolor intenso que de forma característica afecta solo la mitad derecha o izquierda de la cabeza y se acompaña de náuseas y vómitos.

-Cefalea en cúmulos. Es un tipo de dolor de cabeza extraordinariamente intenso. Recibe muchos otros nombres, como Cluster Headache, cefalea histamínica y cefalea de Horton.

-Otras cefaleas primarias. Dentro de este apartado se incluyen varios subtipos, entre ellos la cefalea asociada a la actividad sexual, la cefalea benigna por tos, la cefalea benigna por ejercicio y la cefalea hípnica.

desperate-5011953_1920

Líder en Neurología

Las consultas al médico sobre dolores de cabeza ocupan el primer lugar en las unidades de Neurología y uno de los primeros lugares en el sistema de Atención Primaria. Por ello, la Sociedad Española de Neurología (SEN) acaba de publicar una guía para ayudar a los profesionales de la medicina a diagnosticar las cefaleas de manera correcta.

Con el título de Manual de práctica clínica de cefaleas, esta guía, en su cuarta edición, incorpora las últimas novedades confirmadas al respecto y quiere ser una ayuda fundamental para los médicos de cara al diagnóstico y al manejo de los enfermos que reciban en sus consultas.

Las cefaleas suelen tratarse con fármacos y, aunque no lo parezca, pueden ser muy incapacitantes, ya que impiden que los afectados puedan realizar una mínima vida laboral y social. Las causas de los dolores de cabeza son múltiples, pero las hay relacionadas con el estrés, la depresión y la ansiedad. También influye trabajar muchas horas en la misma postura, el sobre esfuerzo, dormir en una postura anormal o apretar demasiado la mandíbula.