Las fiestas de Navidad del 2020-21 las recordaremos, seguro, toda la vida. La pandemia de Covid-19 nos obliga a extremar las precauciones y las medidas de higiene y organizar de manera precisa los encuentros familiares para cumplir los confinamientos municipal o comarcal y el toque de queda nocturno. Será, prácticamente, una Navidad con agenda y con turnos, bien diferente de los que hemos celebrado hasta ahora, con grandes encuentros familiares y sin demasiada más organización que pensar las comidas de cada día señalado.

Las autoridades recomiendan que los encuentros no sean de más de 10 personas en los días señalados y se restrinjan a aquellos familiares y amigos con los que ya tenemos un contacto estrecho, las llamadas burbujas de convivencia. También hay que extremar las medidas de higiene y prevención, como llevar puesta la mascarilla mientras no se come o hacer turnos a la hora de poner y quitar la mesa, para evitar concentraciones en la cocina. También es importante no gritar, para evitar multiplicar los aerosoles que transportan el virus, y hacer los encuentros en lugares bien ventilados. De hecho, se recomienda hacerlos en el exterior si la climatología lo permite. Puede consultar las medidas completas en este enlace.

La Navidad en las residencias

Para las personas que viven en residencias para personas mayores y sus familiares, esta Navidad será aún más difícil. Si bien es cierto que están permitidas las visitas y las salidas con muchas limitaciones y siempre que la situación epidemiológica lo permita, la Associació Catalana de Recursos Assistencials (ACRA) recomienda no salir de las residencias para Navidad y esperar a que la vacuna esté generalizada.

ACRA considera un riesgo muy elevado de que las personas mayores vayan a comidas familiares en Navidad y al cabo de unas horas vuelvan a los centros, ya que no habrá ninguna manera de saber si han sido infectadas hasta al cabo de unos días, y “esto supondría un riesgo inasumible para el resto de usuarios y profesionales”.

Los familiares pueden visitar las personas que viven en las residencias, pero siempre deben tener un cuidado especial los siete días antes del encuentro y evitar, en la medida de lo posible, cualquier interacción con personas de fuera de su burbuja de convivencia. Esta recomendación también es válida para aquellas personas que durante las fiestas acojan en su casa alguien que vive en una residencia.

No nos olvidemos de la salud

Una vez tengamos hecho el rompecabezas de los encuentros con familiares y amigos durante las fiestas de Navidad, no nos podemos olvidar de mantener unos hábitos saludables a lo largo de estos días. En general, hay que evitar caer en excesos y es recomendable aprovechar los ratos de ocio para mantenernos activos y cuidar nuestra forma física. Por ello, las comidas no deben ser desmesuradas: se pueden hacer comidas sabrosas y al mismo tiempo equilibradas y sostenibles. También hay que moderar el consumo de alcohol.

Las autoridades también recomiendan, entre otras cosas, tener cuidado de la salud emocional, disfrutar de un ocio activo o planificar las compras y elegir juguetes educativos, saludables y seguros. Puede consultar aquí todas las recomendaciones.